Los 7 terrenos bionutricionalesde la NCA

Compensar los déficits y restaurar el buen funcionamiento de nuestras células.

Compensar los déficits y restaurar el buen funcionamiento de nuestras células proporcionándoles cada nutriente esencial en cantidades óptimas: este es el principio de Nutrición Celular Activa ® .

Sin embargo, es importante tener en cuenta las necesidades y características de cada individuo, vinculadas a alteraciones nutricionales específicas.

Sobre la base de la NCA, y refiriéndose a miles de casos observados, se pudieron identificar 7 cuadros biológicos principales .

Son 7 terrenos C, H, A, N, B, I, O ®, diferenciados en función del estilo de vida, deficiencias de nutrientes e intoxicaciones, trastornos funcionales característicos que expresan alteraciones más profundas.

C

H

A
N
B
I
O

C

El terreno C está relacionado con una deficiencia de ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs), que son las “grasas buenas” esenciales para nuestro organismo, que no puede sintetizarlas y debe extraerlas de la dieta.

Estas “grasas buenas “, intervienen en todas las funciones del organismo, ya que son los principales componentes de las membranas de cada una de nuestras células.

Desempeñan papeles especialmente importantes en la comunicación nerviosa, la síntesis de hormonas, la calidad de la piel, la inmunidad y la inflamación.

  • El terreno C está vinculado principalmente a una ingesta insuficiente de ácidos grasos poliinsaturados esenciales(aceites vegetales vírgenes prensados en frío de calidad y pescado azul, rico en omega) y a una alimentación demasiado rica en grasas malas (platos industriales, grasas animales).
  • Principales manifestaciones de este terreno: trastornos de la piel (acné, picor, pérdida de elasticidad), trastornos femeninos, dificultades de concentración y memorización, estrés, alergias, trastornos ORL.

H

El terreno H se debe a un desequilibrio en la gestión de los hidratos de carbono (azúcares), el combustible de todas nuestras células.
Después de una comida, el azúcar consumido circula por la sangre para llegar a todas las células del cuerpo. Cuando el nivel de azúcar en la sangre aumenta, el cuerpo es hiperglucémico.

El fuerte y repetido aumento de los niveles de azúcar en sangre por el consumo de azúcares simples provoca una liberación excesiva de insulina, una hormona que ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre.

A continuación, se produce un descenso significativo de los niveles de azúcar en sangre, lo que se denomina hipoglucemia reactiva o, más comúnmente, “colapso energético”.

El terreno H se debe a una sucesión de hipoglucemias reactivas provocadas por comidas ricas en azúcares. Por lo tanto, está relacionada con la dieta, en particular con el picoteo de alimentos azucarados entre comidas (galletas, refrescos, dulces, etc.), el consumo excesivo de azúcares simples (bollería, platos industriales, etc.) y las comidas con poca fibra y azúcares complejos, que tardan más en pasar al torrente sanguíneo y, por lo tanto, tienen menos efecto sobre los niveles de azúcar en sangre.

Las principales manifestaciones son: fatiga, “cansancio”, mareos, hambre, antojos frecuentes de azúcar, dolores de cabeza, temblores, estrés, nerviosismo, trastornos del sueño, trastornos metabólicos (diabetes), sobrepeso.

A

El terreno A está relacionado con la dificultad del organismo para neutralizar el exceso de ácidos aportados por los alimentos y / o producidos por el metabolismo.

El exceso de ácidos puede provocar un saqueo de minerales básicos y provocar la desmineralización del organismo.

El terreno A se debe al consumo excesivo de alimentos acidificantes(carnes, azúcares, quesos…) y a factores que favorecen la acidificación de los tejidos como el estrés, la actividad física intensa, la eliminación insuficiente (orina, sudor…).

Principales manifestaciones de este terreno: calambres, molestias osteoarticulares, debilitamiento óseo, inflamación, fatiga, disminución de la resistencia al estrés, hipertensión, debilidad inmunológica.

N

El terreno N es el resultado de los trastornos emocionales mantenidos por las repetidas situaciones de estrés. Estas agresiones pueden provocar un estrés crónico que perturbe el organismo y, en particular, la síntesis de los neurotransmisores, mensajeros de nuestro cuerpo que regulan nuestros estados de ánimo y nuestras reacciones.

Cuando se altera el nivel de neurotransmisores, aumenta la sensibilidad a la agresión, se altera la gestión del estrés y aparecen los trastornos.

  • El terreno N se debe a la exposición repetida a situaciones estresantes (lesiones, enfermedades, problemas familiares y profesionales, etc.) asociadas a factores dietéticos y fisiológicos: falta de aminoácidos necesarios para la producción de neurotransmisores, mala asimilación o degradación de estos aminoácidos, mala comunicación neuronal por falta de ácidos grasos poliinsaturados que componen las membranas celulares, mala recepción de neurotransmisores.
  • Principales manifestaciones de este terreno: trastornos del sueño, fatiga, depresión, nerviosismo y ansiedad, hiperemotividad, palpitaciones, trastornos digestivos.

B

El terreno B está relacionado con un desequilibrio en el ecosistema intestinal: mucosa intestinal, microbiota o flora intestinal y sistema inmunitario asociado al intestino. Este trío en constante interacción desempeña un papel vital en la digestión, la función de barrera del intestino y el sistema inmunitario del organismo. La microbiota es sin duda el elemento principal de este ecosistema. Compuesta por “bacterias buenas”, nos protege oponiéndose a la proliferación de patógenos y activando el sistema inmunitario, y garantiza la estanqueidad del intestino y la absorción de los nutrientes de los alimentos.
  • El terreno B está causado por malos hábitos alimenticios y factores ambientales que alteran la microbiota intestinal: falta de fibra, consumo excesivo de azúcares, estrés, falta de actividad física, toma de antibióticos.
  • Las principales manifestaciones de esta afección son: problemas digestivos, dolor intestinal, gases e hinchazón, reducción de las defensas inmunitarias, alergias, problemas ORL, inflamación, etc.

I

El terreno I corresponde a una acumulación de sustancias tóxicas por parte del organismo y/o a un fallo de los sistemas que permiten su eliminación. En efecto, estamos expuestos diariamente a sustancias tóxicas: tabaco, pesticidas, aditivos alimentarios, contaminantes, fármacos, metales pesados… Afortunadamente, nuestro organismo dispone de mecanismos de desintoxicación que tienen lugar principalmente en el hígado, el intestino y los riñones. Las enzimas transforman las sustancias indeseables en derivados que se eliminan a través de las heces y la orina. Sin embargo, cuando estos mecanismos de “descontaminación” están saturados, las sustancias tóxicas se acumulan y aparecen los trastornos.
  • El terreno I se debe a la asimilación de sustancias tóxicas a través de los alimentos (aditivos como colorantes y conservantes, pesticidas, hormonas y antibióticos en la carne y el pescado de cría intensiva, revestimiento de sartenes, metales y plásticos) y del medio ambiente (contaminación del aire, el agua y el suelo, productos químicos).
  • Principales manifestaciones de este terreno: trastornos neurológicos (fatiga nerviosa, dificultad de concentración), trastornos relacionados con las alteraciones endocrinas (trastornos femeninos, trastornos de la libido y la fertilidad, pubertad precoz) y trastornos relacionados con la sobrecarga hepática (mala digestión, náuseas, tez pálida).

O

El terreno O está relacionado con un exceso de radicales libres en el cuerpo.
Los radicales libres se crean en la célula durante un proceso natural de producción de energía que utiliza oxígeno.
Son moléculas inestables que reaccionan atacando a otras moléculas en un intento de recuperar su equilibrio. Estos ataques causan muchos daños, sobre todo en el ADN (modificaciones de los genes), en las proteínas (alteración de las funciones) y en las membranas celulares (alteración de la permeabilidad y de la integridad celular).
Estos radicales libres pueden ser neutralizados por las llamadas moléculas y mecanismos antioxidantes.

  • El terreno O está vinculado principalmente a los factores ambientales que inducen una producción excesiva de radicales libres: irradiación, contaminantes, humo de tabaco, metales pesados.
    Este terreno también puede explicarse por la debilidad de las defensas antioxidantes, sobre todo por una ingesta insuficiente de antioxidantes vegetales en la dieta.
  • Las principales manifestaciones de esta afección son: envejecimiento acelerado, sobre todo en la piel (arrugas, manchas, pérdida de elasticidad), trastornos cardiovasculares, procesos inflamatorios crónicos (artrosis, DMAE), trastornos neurodegenerativos.

ExperienciaNutergia

Sumérgete en la experiencia Nutergia : 
Micronutrición personalizada directa al corazón de tus células. 

Experiencia Nutergia: ¿Qué es NCA?

¿Qué es
NCA?

La célula, una maravilla biológica en el corazón de la vida.

Experiencia Nutergia: Los 7 terrenos Bionutricionales

Los 7 terrenos Bionutricionales

Compensar los déficits y restaurar el buen funcionamiento de nuestras células.

IOMET

Perfil Bionutricional IOMET

Conviértete en parte activa de tu salud y bienestar.

Newsletterr boletín Nutergia

Al suscribirte a nuestro boletín aceptas nuestra Política de privacidad

Una vez te suscribas, revisa tu email y confirma el email que te hemos enviado.

Newsletter boletín Nutergia

Una vez te suscribas, revisa tu email y confirma el email que te hemos enviado.kkk

Carrito de compra
error: Este contenido es propiedad de Laboratorio Nutergia y está protegido.