Onagra, aliada de la salud femenina

La eficacia del aceite de onagra dentro del SPM y en ginecología

Quien hubiera podido pensar en un destino como este para esta planta, traída de América al principio del siglo XVII. Utilizada, por primera vez por los indios, se conocía en Europa por sus acciones sedativas y astringentes. Pero su fama actual es debida sobre todo a la riqueza excepcional de sus semillas en Ácidos Grasos Polinsaturados (sobre todo el ácido linoleico y ácido gamma-linolénico).
Estas moléculas, en efecto, son imprescindibles para el organismo, es más, intervienen favorablemente sobre el curso de algunos trastornos de la salud, como:

  • cardiovasculares
  • ginecológicos
  • dermatológicos

El ácido gamma-linolenico: esencial para el organismo.
Estos ácidos grasos poliinsaturados considerados como “esenciales” (AGE). principales acciones son :

  • Participan en la estructura fundamental de nuestras membranas celulares.
  • Participan en la regulación térmica del organismo.
  • Intervienen en el funcionamiento del sistema nervioso central.
  • Luchan contra el exceso de colesterol.
  • Limitan las proliferaciones celulares.

Por otra parte, son también precursores de 2 familias de Prostaglandinas (PG1, PG2), que tienen un papel importante en :

  • Regulación de los procesos inflamatorios.
  • Acción sobre los procesos inmunitarios.
  • Disminución de la trombosis.

De hecho, en situación normal, (ver esquema), la célula transforma el ácido linoleico en ácido gamma-linolenico (con la intervención de la D6 – desaturasa, activada por el Zn, Mg, B6, B8), y luego en ácido di-homo-gamma-linolenico, y por fin si fuera necesario, en prostaglandinas de la familia PG1 (factores antiinflamatorios y antiagregantes).
El ácido di-homo-gamma-linolénico puede también ser transformado en ácido araquinódico con intervención de la D5-desaturasa, y luego en compuestos de la familia PG2 (factores pro inflamatorios y proagregantes).
Como consecuencia de ello, se equilibran las dos familias. No obstante, la alimentación puede aportar directamente un exceso de ácido araquidónico (con mantequilla, queso, carne), y por lo tanto, favorecer la síntesis de las PG2.
En caso de mal funcionamiento de la D6 – desaturasa y de un aporte alimenticio rico en ácido araquidónico, este equilibrio puede verse modificado en favor de las PG2.
Esta situación es muy frecuente debido a las costumbres alimentarías en nuestra sociedad.
Dentro de los factores responsables del mal funcionamiento de la D6-desaturasa, tenemos:

  • Excesos de grasas animales.
  • Diabetes.
  • Exceso de alcohol.
  • Infecciones virales.
  • Exceso de colesterol.
  • Calentar y refinar grasas.
  • Carcinógenos.
  • Carencias en algunos oligoelementos (Zn, Mg).
  • Envejecimiento.
  • Carencias en algunas vitaminas (B6, B8).
  • Deficiencia en insulina.
  • Trastornos hormonales debidos al estrés (adrenalina, cortisol).

Este conjunto de razones demuestra el interés de un aporte alimentario en AGPI de aceite de onagra. En efecto, este palia con eficacia la carencia enzimática, sea cual sea la causa, y reequilibra las PG1, PG2. El ácido linoleico se encuentra en muchos aceites de origen vegetal, pero el de onagra es sin lugar a dudas el más rico. (ver tabla comparativa).

En cuanto al ácido gamma-linolénico, se encuentra únicamente en el aceite de onagra.
Por este motivo recomendamos utilizar el aceite de onagra en los casos de trastornos relacionados directamente con el desequilibrio de las prostaglandinas o induciendo una desactivación de la D6-desaturasa. Además, hay que subrayar la necesidad de utilizar aceites vírgenes, primera presión en frío. En los casos en los que no se respetan estas condiciones de producción, el aceite obtenido contiene ácidos grasos esenciales alterados.

Síndrome premenstrual: resultados

No hay que olvidar el papel regulador de los AGPI de la onagra a nivel de las hormonas femeninas, cuya tasa puede cambiar durante el ciclo.
Su utilidad en ginecología, campo donde parece que consigue buenos resultados, ha llamado nuestra atención.
El primer nivel de acción reconocida es la regulación del síndrome pre-menstrual (SPM). El SPM es causado por un desequilibrio hormonal, durante la segunda parte del ciclo: el producto foliculinemia/progesteronemia cambia en favor de la foliculina. La insuficiencia luteínica es muchas veces la causa.
En paralelo, se observa un aumento de la insulinemia y de la prolactinemia. Aunque la progesterona sigue siendo el tratamiento clásico de este síndrome, todavía es un recurso delicado.
El aporte alimentario en AGE (por lo tanto en onagra) ha demostrado varias veces su interés: las manifestaciones clínicas, más desagradables del síndrome premenstrual, han desaparecido en el 65% de los casos, y han bajado en el 25% de los casos (sobre todo en los dolores mamarios, retención de agua, dolor de cabeza, ansiedad, irritabilidad, cambio de humor).
Observaciones idénticas favorables han sido establecidas en el caso de mastosis y afecciones benignas de los pechos (dolores, quistes que aumentan con las reglas…)

Dismenorrea esencial: regular las prostaglandinas

En los casos de dismenorreas esenciales, varios autores han utilizado con éxito este aporte.
En efecto, los trastornos encuadrados durante esta afección están relacionados con una hipersecreción endometriala de algunas prostaglandinas del grupo PGE2. Esta hipersecreción perturba el equilibrio entre PGE1 y PGE2. Además, aumenta la contractilidad uterina y provoca constricción arteriolaria.
La toma de aceite de onagra es una ayuda eficaz en el tratamiento y la prevención de las dismenorreas esenciales, porque regula los efectos de la hipersecreción del endometrio.

Una nutriterapia adaptada

La tolerancia al aceite de onagra es buena (está contra-indicada solo en los casos de epilepsia del lóbulo temporal y a dosis muy altas. más de 8 g./día).
En las afecciones ginecológicas puede ser útil mezclar el aceite de onagra, con vitaminas del grupo B, si las pacientes presentan estrés o tendencias espasmofílicas. (La vitamina B interviene a nivel del hipotálamo e hipofisario).
En nuestras observaciones, que han confirmado los resultados de las diversas publicaciones, ha sido prescrito cotidianamente:

  • BILEINA (EX BIOLEINA), 4 a 6 perlas de 500 mg. de aceite de onagra durante la segunda parte del ciclo, asociada a BICEBE (EX BIOCEBE), 2 a 4 cápsulas /día (complejo multivitaminado y antioxidante).

Además, subrayamos también la importancia de la alimentación:

  • utilizar únicamente los aceites vírgenes de primera presión en frío, para condimentar las verduras.
  • suprimir los excesos de mantequilla, queso… con el fin de potenciar los efectos positivos del aceite de onagra.

¿Qué necesitas?y además...

Probioticos zona intima
Bienestar Urinario Femenino

Disbiosis: desequilibrio de la flora vaginal

Disbiosis: desequilibrio de la flora vaginal El picor, la irritación, la sequedad y las molestias son signos de un cambio en la población de microorganismos

Salud Mujer

Falta de hierro

Deficiencia en hierro: el trastorno nutricional más frecuente La insuficiencia de hierro es en la actualidad la principal deficiencia de micronutrientes en el mundo. Afecta

Articulaciones y Huesos

Belleza y protección solar

Reconozcámoslo: tenemos unas ganas locas de echarnos en la tumbona, ponernos el bañador e ir corriendo a la playa. Aunque es verdad que usamos protección,

Productos relacionadosa esta publicación

Carrito de compra
error: Este contenido es propiedad de Laboratorio Nutergia y está protegido.